Cuando la furgoneta puso significado a la libertad

Aquí tenemos un nuevo artículo de nuestro colaborador Watercooled. Llega el buen tiempo, los primeros rayos de sol, el calor, la playa, la montaña… A fin de cuentas todos buscamos evadirnos unas horas, días o semanas, buscando la libertad… libertad de los horarios, de las rutinas, de las responsabilidades.

Buscando esa libertad, nació en los años 50 la figura del “camper”. Poco a poco se fue adapaptando a las tendencias creativas y liberales de los 60. En principio, la figura del campista se basaba en un vehículo lleno de todos los trastos necesarios y con toda la familia en su interior, que se dirigía a pasar unos días a algun lugar bonito. De esa ansia de libertad, de poder moverse en cualquier momento y sin necesidad de grandes preparativos, nacen las furgonetas-vivienda o campers, donde se adaptaba como vivienda la parte destinada a carga, colocando una cama, una mesa y una pequeña cocina.

De todas las furgonetas disponibles en aquella época, recordamos a la más entrañable

Fue después de la Segunda Guerra Mundial que Ben Pon, un importador holandés de Volkswagen, se le ocurrió la idea de crear una furgoneta basada en el VW Beetle.

Propuso la idea al director ejecutivo de Volkswagen Heinz Nordoff, en 1948. Al año siguiente, la furgoneta VW nació, dado a conocer al mundo en el Salón del Automóvil de Ginebra.

La sencillez y la versatilidad de la camioneta VW le permitió presentarse en muchas formas diferentes para muchas funciones diferentes, ambulancias, minicamiones, furgonetas, autobuses y, por supuesto, es la forma más popular, como una autocaravana.

En pleno siglo XXI, rodeados de un sinfin de modernidades, seguimos necesitando evadirnos… buscando la libertad del “camper”.

Nos VWemos en la carretera.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

7 comentarios en “Cuando la furgoneta puso significado a la libertad

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. ¡Foah, que grande! Siempre ha sido una de las cosas que quiero hacer. Ver mundo a bordo de una casa con ruedas.

    Aún a día de hoy, muy de vez en cuando eso sí, se ve alguna de estas reliquias por la carretera y la verdad es que se queda uno embobao mirándolas.

  3. Pues ya diré yo cuando pille una… Ahorita me saco el carnet y cuando tenga un chance…
    “La posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante.”

  4. Es ty total mente de a cuerdo con todo lo que se dice aqui respeto esa sensación de libertad pero e raro n contrara se por aqui esas furgonetas que en aquella epoca fueron totalmente un acierto

  5. Aqui me refiero principalmente a la T1 y T2, actualmente hay una gran oferta de furgonetas que siguen a la perfección esta tendencia… Y aunque no lo parezca, no es raro, al menos por mi zona, ver este tipo de furgonetas rodando casi a diario con sus 40, 50 e incluso 60 años a cuestas, un compañero de instituto viene todos los días con una T2a del ’69 y otro conocido va habitualmente a trabajar con una T1 Barndoor del ’58. Otra cosa es que tener un ejemplar de alguna de estas posiblemente nos sea más caro que adquirir una VW T5 de 2011

  6. Siempre me gustó viajar, pero nunca lo hice en una VW… pero no descarto, que algún día lo haga.
    Me ha gustado esta publicación, por que me ha traido buenos recuerdos…

Deja un comentario