Cuidado con escupir para arriba

nadar y guardar la ropa
Foto de neate en Flickr

A veces en esta vida (¡Atención! Entrada pseudofilosófica de Beregord a la vista) decimos cosas que no debemos, o no queremos decir pero aun así salen de nuestra boca… Cosas que a veces las decimos a un público en general o nos las decimos a nosotros mismos y no las cumplimos. ¿A ti te ha pasado?

Para este tipo de ocasiones hay dos dichos muy interesantes:

  • No escupas para arriba: ¿Qué ocurre si escupes para arriba y te quedas parado? Lo obvio es que tu propia saliva te embadurne la cara (puaggg). Esto nos enseña la gran lección de evitar criticar lo que otros hacen o dejan de hacer ya que nunca se sabe donde irán a parar nuestras propias acciones. El sabio rey Salomón escribió algo parecido (pero en tono positivo): “Envía tu pan sobre la superficie de las aguas, pues con el transcurso de muchos días lo hallarás otra vez“. Bonito ¿verdad?
  • Saber nadar y guardar la ropa: Este popular dicho que en este tipo de ocasiones puede ser muy apropiado nos da a entender, no que seamos hipócritas (odiosa cualidad) sino que seamos perspicaces y sepamos mantenernos al margen en ciertas situaciones de la vida o al menos que no las hagamos públicas aunque las pensemos. Por ejemplo: Hay ciertas cosas que no nos gustan y las publicamos en el Facebook, sin embargo por suerte o por desgracia nos toca poco despues hacer eso que hemos proclamado a los cuatro vientos que no nos gusta (ya sea por obligación o por una situación excepcional).

En fin, la vida es dura en ocasiones así que es interesante ser perspicaces tanto con lo que se dice como con lo que se hace ¿No os parece?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

5 comentarios en “Cuidado con escupir para arriba

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. de pequeño tenía la manía de escupir a mi hermana. Mi madre, en su sabiduría de madre, un dia le mandó a mi hermana que me escupiera a mí. Aunque al principio ella no quería lo terminó haciendo. Nunca volví a escupir a nadie. Moraleja: obedece a tu madre antes de que use sus argumentos.

  3. Es un puntazo el artículo de hoy, todos hemos criticado alguna vez a alguien y después lo único que conseguimos es (hablando mal) llenarnos de mierda a nosotros mismos. En fin, que muchas veces aunque pienses algo lo mejor es pensarlo bien antes de darle a la sinhueso para proclamarlo a los cuatro vientos. Yo entono el mea culpa y reconozco que es algo en lo que tengo que mejorar.

  4. Siempre habrá quien escupa y confié en el viento como salvador… La pregunta no debería ser si nos ha pasado o no, sino cuanto tardará en volver a suceder 😛

Deja un comentario