[La Estantería] El guardián entre el centeno

¡Hola lectores! Ha pasado ya cierto tiempo desde nuestro último artículo de la estantería. Me lo he tomado como un período de reflexión…o sea, de no hacer nada. Pero como ya me cansaba de no cansaros hoy volvemos a la carga para hablar de una novela muy buena. El guardián entre el centeno de J.D. Salinger. Novela publicada en 1951 en los Estados Unidos de América que refleja, de forma diferente a lo que estamos acostumbrados, la sociedad estadounidense de la época.

 

La novela comienza con la fuga del protagonista, un muchacho de 17 años llamado Holden Caulfield, del colegio privado en el que estudia. De Holden ¿qué podríamos decir? Es un mal estudiante, realmente malo, aunque la novela no se centra apenas en su período escolar. De hecho no es el primer colegio del que le expulsan. Es un muchacho culto a su manera aunque no soporta a la gente culta. Odia la hipocresía, las cursilerías, que la gente mienta…siendo él un tremendo mentiroso. Puede ser muy amable y carismático pero a menudo se muestra sarcástico y, bueno, fuma mucho.

El caso es que al abandonar el colegio privado en el que está no quiere que sus padres se enteren, por eso decide reunir algo de dinero y se va a Nueva York. Allí, durante varios días presenciamos los sinvivires de un muchacho de 17 años en una sociedad cruel e inmisericorde. Habrá determinados momentos en los que casi parece que Holden es feliz pero por lo general la novela nos transporta de un mal trago a otro mal trago.

Claro a estas alturas pensaréis que no tiene nada de atractivo una novela que habla de un crío que pasa unos días en Nueva York en la década de los 50. Ahora pensar en lo que un adolescente irresponsable con algo de dinero y sin tutela alguna haría en Nueva York ¿a que ya pinta mejor? Pues es eso y más. Porque ahora imaginaos a un adolescente irresponsable en Nueva York…pero sin dinero.

A pesar de todo quizás lo más sobresaliente de la novela sea su final. Porque el protagonista, que pasa por tantos apuros, termina por quedarse igual que estaba y no aprende nada de la vida. No se hace mejor persona, ni más maduro, ni más serio, simplemente sigue siendo un muchacho de 17 años que no sabe bien lo que quiere.

Recuerdo que leí este libro con 16 años y la verdad es que fue una pena. Si lo hubiese leído con 20 o 22 me habría gustado mucho más y lo habría entendido mejor. Os lo recomiendo como uno de esos libros que no sabes bien por qué lo lees pero que al terminarlo no te deja con esa extraña sensación de vacío con la que te dejan otros. En el estanteriómetro ponemos El guardián entre el centeno en la sexta balda.

 

Y eso ha sido todo lectores

 

¡Hasta la próxima!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

7 comentarios en “[La Estantería] El guardián entre el centeno

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Jejeje una entrada en mi blog que no había visto 😛 Esto si que es bueno.

    Muy buen resumen, es uno de esos libro que no he leido pero que sé que lo haré tarde o temprano.

  3. Esta bien este comentario. Lástima que no hayas entrado un poco en el tema de la leyenda negra de este libro. Dicen que David Chapman, el asesino de Lennon, estaba obsesionado con él. También se dice de Harry Oswald, “asesino” de Kennedy (jajajajajaj) y que era uno de los libros favoritos de Charles Manson, asesino y satanista. Claro que a lo mejor no tiene nada que ver, yo una vez vi un catálogo Ferrari y sigo prefiriendo Porsche. Juzguen ustedes mismos.

  4. Es que lo de las leyendas negras que giran entorno a este libro, aparte de ser eso, leyendas, no tienen nada que ver con el libro o la literatura en sí. Por eso no he hablado de ellas. En la estantería hablamos de libros, no de lo que esos libros puedan influenciar en los actos de determinados individuos.

  5. Ando buscando un libro que realmente me enganche, así que al ver que había un nuevo libro en “la estanteria” me lancé a leer el artículo a ver si podría ser este… pero.. tio Ludwig… para la proxima no pongas el final!!!

  6. Lo mejor es que desvele el final porque asi te ahorras de llevarte sorpresas desagradables. La prueba de que no es un gran libro es que no han hecho pelicula.

  7. No os he contado el final, os he contado cómo termina el muchacho. Lo que pasa y lo que lo lleva a ello (que es lo importante) ¡no figura en ninguna parte de este artículo!

Deja un comentario